Thera sex cam model

05-Jul-2020 07:10

- evaluación psicométrica - y, por otra, evaluar los resultados del tratamiento a través de las mismas pruebas psicométricas.

Como se ve, al psicólogo no le corresponde directa responsabilidad en el tratamiento, sino que sólo evalúa determinadas características del paciente que pueden influir en el tratamiento o algunos de los resultados que éste ha provocado en el paciente.

Dentro de esta misma perspectiva, el psicólogo juega un rol importante dentro del hospital psiquiátrico cuando existe la intención de mejorar el ambiente del hospital, ya que puede cooperar en la consecución de una mayor interacción espontánea entre los pacientes y el personal, una mayor participación de los pacientes en su tratamiento, y una mayor libertad de éstos para deambular por la sala o el hospital.

Como postulado básico de este modelo, se considera que un importante número de problemas psicológicos deben ser calificados como enfermedades mentales, sosteniendo que cada trastorno mental constituye una entidad claramente delimitada, con características clínicas que constituyen síndromes diferenciados cualitativamente del funcionamiento sano (Martínez, 1998b).

La mayoría de los clínicos concuerdan, sin embargo, en que el TAT es mejor para describir aspectos de las relaciones interpersonales. Y en cuanto al problema de la validez, no es posible verificar de manera inequívoca la adecuación de la medida con aquello que se supone debe ser medido, ya que generalmente estos son constructos que no son susceptibles de verificación empírica directa.

Todo esto indica que las pruebas proyectivas deben ser usados con precaución y en conjunto con otras medidas de evaluación.

Las manchas de tinta son consideradas estímulos apropiados porque son ambiguas, no son amenazadoras y no producen respuestas aprendidas; estas características aportan información valiosa sobre la actitud con que el paciente enfrenta las situaciones inestructuradas. Existe una variedad de enfoques para interpretar y calificar las respuestas a este test.

El más extendido y reciente es el de Exner, cuyo sistema de puntuación se basa en revisiones de los hallazgos de investigación y estudios de la técnica de Rorschach(Sue y otros, 1996).

Como postulado básico de este modelo, se considera que un importante número de problemas psicológicos deben ser calificados como enfermedades mentales, sosteniendo que cada trastorno mental constituye una entidad claramente delimitada, con características clínicas que constituyen síndromes diferenciados cualitativamente del funcionamiento sano (Martínez, 1998b).

La mayoría de los clínicos concuerdan, sin embargo, en que el TAT es mejor para describir aspectos de las relaciones interpersonales. Y en cuanto al problema de la validez, no es posible verificar de manera inequívoca la adecuación de la medida con aquello que se supone debe ser medido, ya que generalmente estos son constructos que no son susceptibles de verificación empírica directa.

Todo esto indica que las pruebas proyectivas deben ser usados con precaución y en conjunto con otras medidas de evaluación.

Las manchas de tinta son consideradas estímulos apropiados porque son ambiguas, no son amenazadoras y no producen respuestas aprendidas; estas características aportan información valiosa sobre la actitud con que el paciente enfrenta las situaciones inestructuradas. Existe una variedad de enfoques para interpretar y calificar las respuestas a este test.

El más extendido y reciente es el de Exner, cuyo sistema de puntuación se basa en revisiones de los hallazgos de investigación y estudios de la técnica de Rorschach(Sue y otros, 1996).

Con el fin de generar diagnósticos confiables y válidos, se han creado diversos sistemas clasificatorios, entre los cuales destaca el CIE-10 y el DSM-IV.